Skip to main content

CROONATOR 2000

Tras lanzar el album en 2008 This is Vocaltronica!  y algunas actuaciones infames supe que mi misión era llevar mis sonidos al directo. Eso nunca fue tarea fácil pues el equipo con el que contaba en aquellos momentos no me permitía hacer una presentación en vivo como yo quería debido a la cantidad de efectos que quería utilizar.

Han pasado muchos años de prueba y error así como algunos controladores midi que terminaron vendiéndose pues no servían para lo que quería. Aunque también han pasado por mi escritorio varios portátiles y tarjetas de sonido problemáticas... actualizaciones catastróficas y discos duros que han perecido accidentalmente que formaron parte de mi aprendizaje.

Después de años encontré una configuración simple pero efectiva que cabe en una mochila y que finalmente me sirve para aquello que había soñado: hacer música de forma inmediata usando la tecnología.

Este compendio de controladores y software es lo que llamo el Croonator 2000 y cuyo nombre está inspirado en el Beardytron de Beardyman y en AZ Rotator quien ha sido mi mentor e inspiración en música electrónica. Con esta configuración es con la que he grabado los albums Vocalifornia y Croonator 2000.

- Quneo de Keith Mcmillen
- Lanchpad Mini de Novation
- Nano Kontrol de Korg
- k-board de Keith Mcmillen


Actualmentehe he dejado atrás estos controladores y uso el APC40 mk2 de AKAI que me facilita mucho poder controlar todos los parámetros y obtener su correspondiente feedback sobre todos y cada uno de los efectos que uso en Ableton.


También he sufrido el efecto de la sobre exposición a la pantalla del ordenador y por ello me he hecho con un Boss RC-505. Tiene todo lo que necesito, 5 loopers y multitud de efectos para la voz y que se pueden asignar a cada looper. Aunque hacía años que quería uno y no me atrevía, tengo que decir que es lo más parecido a la configuración que tengo en Ableton y su versatilidad me hace quererlo cada día más.
Espero que este artículo os haya acercado un poquito al mundo de la Vocaltrónica. Hasta pronto!